Pequeños malos hábitos

Una de las cosas que más me costaba siempre era meter verduras y frutas en mi día a día. Y no es que no me gusten. Gracias a Dios soy buena comiente y me gusta casi todo.

¿Entonces? Pues porque me iba normalmente a lo que fuera “abrir y servir”…maloshabitos

Desde que me propuse perder peso definitivamente, comprendí que lo más importante era cambiar esos pequeños malos hábitos:

  • No almorzar nada. Es decir, no tomar nada desde el desayuno (8.00) hasta la comida de medio día (14.30)
  • Llegar del trabajo y abrir una bolsa de patatas fritas o doritos o lo que sea, para matar el hambre mientras preparamos la comida. Normal estar que te subes por las paredes después de toda la mañana sin tomar nada.
  • Después de comer, al sofá con un buen postre. El dulce que no falte.
  • A media tarde, si tomaba algo, era algo del tipo vaso de leche con galletas.
  • Y ya por la noche, ay por la noche, después de un “duro” día de trabajo y con lo que nos gusta a los 2 comer… Entonces venía el queso a raudales (¡yo no sabía que el queso podía tener tantas calorías!), un kebap, una pizza, un menú completo del restaurante chino… Lo que se terciara.

Eso sí, lo de desayunar siempre lo he llevado a rajatabla. No salgo de casa con el estómago vacío. Era de lo poco que hacía bien ;P

Para contrarrestar lo anterior, ahora:

  • Siempre tomo algo a media mañana. Normalmente un yogur desnatado y/o una fruta. Y cuando estoy en la oficina me obligo a beber al menos 2 vasos de agua a lo largo de la mañana, más una infusión.
  • Mientras ponemos la mesa o preparamos la comida, en vez de doritos, partimos un pepino a lo largo con sal (sin aceite) y está riquísimo, oye.
  • Lo del postre no puedo quitármelo. Al menos de momento. Soy muy golosa. Peeeeero he encontrado postres sin azúcar que en sabor no tienen nada que envidiar a los que sí llevan y son súper pocas calorías. Un flan de vainilla sin azúcar, por ejemplo, sólo me cuesta 1PP, y uno de huevo, 2PP (del plan Entulínea).
  • Me obligo a merendar para no llegar a la cena con ansias de comer. Fruta e infusión, o fruta y yogur.
  • Las cenas son eminentemente a base de verduras. Hago unos purés de verduras para chuparse los dedos, ji ji ji Con muy poquito aceite, y salen riquísimos. No es que sea lo único, pero un par de noches a la semana cae.

Con estos pequeños grandes cambios en mi día a día y más movimiento, todo es más llevadero y los resultados son visibles.

¿Qué cambios has tenido que hacer tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s