¿Obsesión con la báscula? No.

Imagen

Pesarse todos los días no es bueno.

En el pasado lo he hecho, pero hace tiempo que me di cuenta de que esa no es la cuestión.

Lo que estoy adoptando es una mejor forma de alimentarme, un cambio permanente en mi vida. ¿Realmente es tan importante si HOY peso 200 gramos más o menos que AYER? Eso no me dice nada. Para llevar un control y que me sirva de motivación, obviamente, me peso. Una vez a la semana. En mi caso, los martes, que es cuando comencé este método. Sí que es cierto, que por cuestiones de motivación no escogería el lunes, que es más probable que esté más hinchada después del fin de semana, cuando suele haber alguna que otra comida familiar o alguna que otra comida fuera.

Lo de pesarse todos los días puede ser contraproducente. Puedes agobiarte si ayer “te portaste súper bien” y vas hoy y pesas algo más de lo que esperabas. Los resultados pueden notarse unos días después, aunque entretanto te hayas atizado un bocata de nocilla… jejeje